Listin Diario Logo
20 de agosto 2017, actualizado a las 06:24 p.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual24ºC32ºC
Ventana domingo, 05 de marzo de 2017
0 Comentarios

NEGRITA COME COCO

Se jartó, Bulilo

  • Se jartó, Bulilo
Indhira Suero
Facebook: Negrita Come Coco

“El pequeño no tiene nada que perder”, se dijo a sí mismo Juan Matos Matos, conocido como Bulilo en San Juan de la Maguana, antes de prender en fuego la casa de su patrón, el ganadero Eladio Sánchez Prada.

Y es que, queridos negritos, el abuso a que fue sometido Bulilo durante todos estos años lo llevó a perder la razón. Siempre había sido un trabajador responsable, atendía el ganado y las tres fincas del señor Sánchez, se levantaba a las 4 de la mañana todos los días y era el último en acostarse.

Nunca se quejó, nunca reclamó los maltratos del patrón. Siempre obediente y sereno, siempre serio, siempre perfecto, a pesar de que su esposa le decía que era “muy manso” y que por eso el jefe abusaba de su confianza.

Y ahora que lo recuerda, a pesar del abuso recibido nunca le respondió de mala manera a Don Eladio, total, pensaba, quién era él ante un hombre que “estudió fuera”, quién era él sí había nacido pobre y moriría pobre. Solo le bastaba con  que el patrón lo dejara vivir en una casita de madera y con poder ganar algo de dinero para mantener a su mujer y sus hijos.

Su hija más grande quería ir a la universidad y él le cumpliría su sueño, entonces, si dejaba al patrón, ¿a dónde conseguiría el dinero necesario? Los verdaderos hombres siempre tienen que sacrificarse, pensaba nuestro Bulilo.

Pero un día, a Bulilo la policía lo fue a buscar preso, acusándolo de haberse robado 70 cabezas de ganado de uno de los ganaderos enemigos de Don Eladio. Su patrón no hizo nada. Ni siquiera cuando Bulilo le pidió ayuda, cuando le rogó que intercediera por él.

En realidad, todo fue una trampa de Don Eladio. Fue él quien robó el ganado y acusó a Bulilo. Y también fue él quien echó a la familia de nuestro protagonista de la casita de madera en que vivían. “No quiero ladrones en mis tierras”, les dijo con prepotencia Don Eladio.

Pero todo eso lo supo Bulilo. Y desde ese momento una rabia le nació en el cuerpo. El mismo enojo que le hizo prender en fuego la casa de su jefe, porque, después de todo, “el pequeño no tiene nada que perder”.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre