Listin Diario Logo
22 de junio 2017, actualizado a las 09:40 p.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual22ºC30ºC
Religión/Senderos domingo, 30 de abril de 2017
0 Comentarios

DOS MINUTOS

Encuentro personal

Dos casos similares, con finales idénticos. El primero, el mal incurable de un ser muy querido, y el segundo el de dos hombres que viven momentos de desaliento.

  • Encuentro personal
Luis García Dubus
Santo Domingo

““¿Cómo estás Alfonso?”, pregunté por teléfono hace unos  años.

-“¡Muy bien, magníficamente bien!”

- “¿Cómo?” pregunté un poco extrañado.

- “¡Así mismo! - Me confirmó mi hermano con entusiasmo,

- “¡Ya no tengo problemas” -  Y luego, como explicándome, añadió:

- “El Señor me habló anoche...”

- “ ¡Voy para allá!”, - dije, y cerré el teléfono.

Por el camino iba preguntándome cómo era posible que mi querido hermano Alfonso se sintiera tan contento. Él tenía una enfermedad terrible e incurable, que finalmente lo había confinado a una silla de ruedas por el resto de su vida, y se había estado sintiendo muy débil, desanimado y triste.

 Cuando llegué me dirigió desde su silla de ruedas una amplia sonrisa. - “¿Qué fue lo que te pasó anoche?” - le pregunté a quemarropa sin esperar siquiera saludarlo.

- “Mira Luis”, me contestó, “yo no podía dormir, así que me puse a hablar con el Señor. Y en mi interior, escuché claramente esta frase:

 “No te mortifiques por cosas sin importancia. Lo que importa es que tú y yo somos amigos, y que yo estoy contigo... Lo demás, no tiene importancia”.

- “Desde ese momento, ya no tengo problemas”, terminó diciéndome Alfonso, “me siento magníficamente bien así como estoy”. (Tres días después él “supo” que podía levantarse y caminar, y lo hizo).

El evangelio de la misa de hoy (Lucas 24,13-25) nos narra una historia parecida. Dos hombres van caminando totalmente desalentados. Habían creído en un hombre. Habían puesto toda su esperanza en él. Y ahora habían crucificado a su maestro y líder.

La crucifixión los conturbó. Aquel fin repentino, humillante, sin gloria ni resistencia, contrastaba demasiado con lo que ellos esperaban.

Un tercer hombre se añade al grupo y empieza a preguntar, y a explicar. Ellos, cegados por el desaliento, no lo reconocen hasta mucho después, cuando el mismo Señor les ofrece pan. Entonces “se les abrieron los ojos y lo reconocieron”.

Aquella experiencia, aquel encuentro, produce en ellos un efecto maravilloso: su desaliento se transforma en entusiasmo y su tristeza en alegría. ¡Lo mismo que le produjo a mi hermano!  

He contado, en menos de dos minutos, dos casos similares, con finales idénticos. El primer caso, la enfermedad incurable de un ser muy querido, y el segundo, el de dos hombres que están viviendo  momentos de desaliento y confusión.

En ambos casos se realiza un encuentro personal con el Señor, vivo y resucitado.

Las personas que nunca hayan vivenciado un encuentro personal con el Señor resucitado están viviendo una religión heredada, o una costumbre social, y quizás tengan mucho mérito en ir a misa y frecuentar los sacramentos sin tener esta convicción personal, esta ilusión de corazón para encontrarse con su amigo.

La pregunta de hoy
¿Cómo abrirme a este encuentro?

El Señor es impredecible. Esté deseoso y atento. La forma que Él escogerá para hacerse perceptible por usted, nadie puede saberla de antemano. Pero si usted está deseoso y atento, Él  lo hará en algún momento, en el momento que Él  escoja.

Y este encuentro es algo personal, tanto así que a veces no puede uno ni explicarlo. Sólo sabe que sucedió.

Si usted quiere, esta semana,

cada día, asuma esta actitud:

Hoy estaré atento

Para así, en algún momento, recibir el don de experimentar

La presencia amorosa de mi amigo jesús
Y eso será para usted, lo que realmente importa en este mundo.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Más en Religión/Senderos

    Descubre